959 10 42 50 | dehesamaladua@hotmail.com

Jamones Ecológicos de Jabugo, S.R.L.U.

LOS ORÍGENES

domingo 25 de agosto, 2013

Alt de imagen

¿A que hace referencia esta imagen? Un pie de foto puede ayudarte a explicarla mejor.
¿Cómo surgió todo?

-¿Cómo surgió todo?
-Hoy en día, en que están tan de moda los cruces en el cerdo ibérico con razas foráneas, los transgénicos, las frutas y hortalizas hasta convertirlas en híbridas, que, dicho sea de paso, contienen solamente un tercio de valor nutritivo con respecto a las variedades autóctonas, hacemos trabajar el aparato digestivo dos veces más de lo necesario y también un gasto económico dos veces más de lo preciso. En Dehesa Maladúa seguimos apostando por las razas autóctonas, por su rusticidad, porque están adaptadas al medio, a la climatología, a la orografía y también porque tienen muy desarrollado el sistema inmunitario frente a las enfermedades. De hecho, ya poseemos un rebaño de la Cabra Blanca Serrana Andaluza en peligro de extinción. Cuando nos percatamos de que este cerdo ibérico puro variedad “Manchado de Jabugo” estaba oficialmente declarado en peligro de extinción nos pusimos a investigar, resultando que en los años sesenta se dejó de comercializar porque un cierto porcentaje salía con las pezuñas despigmentadas y algunos consumidores desinformados lo asociaban al cerdo blanco.

-¿Cómo se mantuvo?
-Pero se da la circunstancia de que los ganaderos, aunque se dedicaron posteriormente a comercializar otras variedades de ibérico, éste lo criaron durante mucho tiempo para autoconsumo porque sabían que tenía más atributos hasta que les pudo afectar el tema de consanguinidad. Precisamente, para evitar esto tenemos un convenio de colaboración en forma de Decreto con la Excelentísima Diputación Provincial de Huelva para el intercambio de ejemplares reproductores. Y también hemos observado, como bien sabéis, ya que estamos en la cuna y cultura del cerdo ibérico, que los ganaderos y sus familias prácticamente la única carne que han consumido durante toda su vida ha sido la de cerdo ibérico tanto fresca como en forma de jamón y embutidos que elaboran ellos mismos, eso sí, sin aditivos químicos, además de frutas y hortalizas de sus propias huertas, alcanzando muchos de ellos edades de noventa y pico de años con todas sus facultades físicas y mentales y sin haberlos visto un médico en toda su vida; tenemos ejemplos vivientes como vecinos. Fue entonces cuando decidimos empezar con la aventura.